DROGOLOGÍA-DROGOLÓGICA

INTRODUCCIÓN     A   LA   DROGOLOGÍA   DROGOLÓGICA

Durante la década de los años 1978-1988 en las encuestas que se realizaban situaban el tema de las drogas como el que más les preocupaba. Actualmente podemos decir que las drogas han descendido dentro de la lista de las preocupaciones de los ciudadanos, cayendo en picado varias posiciones, la podríamos encontrar por debajo de las mayores preocupaciones dentro de nuestra sociedad civil. Solo en los casos, en que se quiere abrir algún servicio de programas sociosanitarios para drogodependientes, se muestra una débil y limitada preocupación como respuesta de los vecinos. Esta respuesta equivoca es rectificada y reforzada, anulando su preocupación, al poco tiempo, entendiendo bien, por medio de la explicación y de la experimentación visual de las lógicas funcionalidades, que ofrecen algunos nuevos programas de actuación, basados en la reducción de riesgos y daños, este es el caso de las salas de venopunción.

El cambio radical dentro de las políticas de drogas dirigidas en un principio por programas dirigidos por las políticas libres de drogas, que a partir de 1990 hasta hoy en día 2009-10, pasaron a ser programas de políticas en reducción de daños, aceptando una medicación antes prohibida y penalizada como la metadona, introduciendo la disponibilidad de jeringas estériles para evitar los contagios de sida y hepatitis C entre los consumidores de drogas por vía parenteral (inyectada).

He visto a los más grandes espíritus de mi generación destruidos… muertos de hambre histéricos desnudos / arrastrándose de madrugada por las calles de los negros en busca de la droga urgente imperiosa” Allen Ginsberg (1926)

Los fracasos de la políticas antidrogas y la pérdida, por una clara derrota de la lucha contra el tráfico de drogas, han aumentado en forma de notoria importancia el número de los consumidores de drogas, actualmente la crisis económica y laboral nos esta conduciendo a presentar una mayor diversidad de drogas, un claro aumento de vendedores y nuevos espacios de venta y transacción de estas distintas sustancias.

Todo esto ha producido un considerable aumento de los nuevos servicios, recursos, asociaciones, federaciones, fundaciones, que se han ido organizando, facilitando un gran número en plazas de trabajo para profesionales, entre estos predominan los médicos, psiquiatras, psicólogos, abogados, economistas, directores empresariales o de organizaciones no gubernamentales, asistentes sociales, educadores, gestores administrativos, etc. Una mayoría nos muestran y demuestran una moral personal, parcial e inadecuada, una baja formación en capacidades y habilidades dirigidas al trato personal y/o social, para desarrollar programas sociosanitarios de reducción de daños desde perspectivas realistas y evidentes, dentro de la relación en un trabajo con drogodependientes y desde la red de drogodependencias.

Pasado un largo periodo de expansión en las políticas de reducción de daños sobre las drogas, en la 19ª Conferencia Internacional de reducción de daños asociados, que fue realizada en Barcelona (2007), a algunos profesionales les pareció oportuno analizar y revisar como ha evolucionado la reducción de daños, al describir la realidad comparada: con las pretensiones de la reducción de daños, nos hemos dado cuenta confirmándose por expertos psiquiatras, técnicos e investigadores científicos, que la reducción de daños esconde y mantiene ciertos ángulos de actuación oscuros, descubriendo puntos negros en las metodologías de algunos representantes, médicos y del personal profesional, por causa de unas, no claras, políticas de reducción de daños.

En distintas asociaciones, algunos recursos y centros sociosanitarios nos están y se están llevando a mal término, bajo la moral de los representantes asociativos, del personal medico nuevo o del conservador, lo cual demuestra una baja preparación profesional.

Dicha situación nos empuja a algunos expertos a reconceptualizar la reducción de daños, la cual, no es capaz de mostrarse con claridad y profundidad a los paradigmas  morales de varios representantes y  profesionales que nos encontramos a menudo.

Todo parece indicar que el vigor de la reducción de daños controlada y dirigida por el ámbito “profesional” ya nos ha dado sus frutos, tendiendo a un estado habitual de cierta pasividad o conformidad por lo adquirido, por parte del sector que trabaja en ello. Parece Ser que como nos decía Henri Lebesgue (¡1875-1941) “La lógica nos hace rechazar ciertos razonamientos, pero no puede hacernos creer en ningún razonamiento

El principio de la drogología y drogológico se basa en la acción de leer, en estos tiempos de avances tecnológicos y continuas reformas educativas para una ciudadanía multicultural, que en estas épocas mantienen una escasa cultura, encontrándonos pocas personas capaces de alzar su voz por encima de los decibelios permitidos, por tanto, pocos levantaran su cabeza por encima del muro prohibido, si lo hicieran se les podría cortar la cabeza a ellos también. Cómo escribió Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) De él hombre quien antes fue conforme, con todas las doctrinas vividas “Sólo se encuentra la verdad con la lógica si antes se ha encontrado sin ella”. Esta forma parecida a muchos durante años en politoxicomanías, drogadicciones drogodependencias y terapias, desde el fundamentalismo radical, pasando por las teorías positivistas, humanistas, existencialistas, realistas…, manteniéndonos en vida a pesar de … ¿la falta de lógica?. Razón por la cual se ha experimentado o ensayado con las drogodependencias y los drogodependiente.

No tengo nada… contra las drogas: simplemente, el alcohol me basta y el resto me da miedo. Tengo miedo también a los aviones, a la pesca submarina y a la psiquiatría. Sólo la tierra me tranquiliza, cualquiera que sea la parte de barro que contenga” Charles Augustin Sainte-Beuve (1804-1869)

Los documentos, informes y textos que presento son escritos después de mas de 30 años en haber estudiado, investigado, experimentado, analizado y escuchado a profesores eminentes de distintos campos científicos, ámbitos sociales y comportamientos personales o populares dirigidos en el campo de las drogodependencias, la exclusión social y la falta de integración, enfermedad, inmunodeficiencia y muerte. Sumado a los distintos procesos terapéuticos que se han presentado, dentro de los posibles tratamientos establecidos y otros que todavía faltan por establecer, dificultando su aceptación, debido a intereses que provocan la falta de comprensión generalizada en la atención a las personas y a la problemática que el fenómeno droga esconde en sus entrañas.

El ser, el conocer, la persona y su lenguaje, muchas de las bases y fases que se ofrecen desde un pensamiento drogológico, tienen su desarrollo en trabajos y obras anteriores, por esto la importancia de leer y evolucionar en drogodependencias. Los trabajos realizados giran sobre la drogodependencia y las distintas drogas, de forma precisa y con una enorme carga técnica, profesional, política hacia los drogodependientes desde algunos ámbitos académicos y universitarios.

Si miramos la historia en drogodependencias nos encontramos un horizonte de realidades distintas pero análogas, diversos ejemplos podemos encontrar de personas que han sufrido problemas de calidad de vida y de negarles la sociabilidad con los demás, exclusión social, sin importar la procedencia de castas, clases, cultura, raza, edad, etc. La realidad es inagotable. Con lo que los ataques a la drogología, por tanto, a la  “Plataforma Drogológica” no son posibles sin la existencia de una ciencia drogológica, con lo que simplemente se está aplicando el principio de contradicción, el cual, se explicara  más adelante.

Si no comprendemos y compartimos que nos ofrecía, en el pasado, la “Plataforma de las personas afectadas por las políticas de drogas” entró en un principio de contradicción, desarrollando discusiones basadas en la logomaquia, atendiendo más a las palabras que al fondo del asunto. Con lo que debemos basarnos por el principio de no contradicción, para poder ser más operativos, procurando no seguir cometiendo los mismos errores.

La primera lección que tenemos derecho a pedir que la lógica nos enseñe es la de cómo hacer claras nuestras ideas, y es una lección sumamente importante, sólo despreciada por las mentes que más la necesitan” Charles Sanders Peirce (1839-1914)

La lógica natural de la drogología como “Plataforma Drogologica” la pronunciamos como un neologismo que pretende ofrecer un giro nuevo, una  palabra que proviene de un sustantivo o nombre genérico droga, refiriéndose a ciertos productos naturales que se emplean en medicina y de otros que sirven de ingredientes en determinadas artes e industrias, y se usa generalmente acompañada con el verbo ser y/o estar. Uniéndola a la logia, como local donde se celebran sus asambleas;  o lógica,  como ciencia que estudia las leyes, modos y formas del raciocinio y del conocimiento científico, razonamiento y correlación de ideas, disposición natural para discurrir con acierto; lógico/ca como cultivo de la lógica, dícese de lo que es consecuencia natural de ciertos antecedentes.  Este conjunto de expresiones ofrecidas desde personas expertas y nobles, dotándola de la forma lingüística griega logos como expresión del conocimiento y el razonamiento que avanza hacia la eficiencia de el sistema, variando sus interpretaciones según las escuelas y que mas tarde pasó al Cristianismo como idea teológica, que debe mejorarse a si misma y por si misma. La drogología pretende ir más allá de lo establecido por las apariencias, buscando los puntos de luz necesarios para iluminar los ángulos oscuros que se presentan desde la reducción de daños en las drogas o drogodependencias.

Recordando las palabras de Santo Tomas de Aquino (1225-1274) donde presenta la lógica como el “arte que dirige el acto mismo de la razón por el cual nos es posible proceder con orden, sin error y con facilidad al razonar”.

La observación empírica de las ciencias naturales y humanas, el estudio geográfico, antropológico, filosófico, sociológico, filológico, pedagógico, psicológico, psiquiátrico, epidemiológico, biológico, médico, farmacológico, químico, físico, económico, jurídico y legislativo; desde las distintas etapas, formas y patologías que nos presentan los drogodependientes, las drogas y su mercado clandestino. Nos refuerzan en la necesidad que tenemos de llamar la atención, buscando el soporte intelectual científico para poder mejorar algunas necesidades elementales que llegamos a poder visibilizar  pero no solucionar. Dentro de este paquete que nos ofrecen las ciencias la mejor expresión nominal del trabajo a realizar y solucionar es la drogología como ciencia drogológica y repito: “como la ciencia que estudia las drogas, los drogodependientes y los contextos donde estos y estas suceden”.

Pues como bien decía mi amigo el cura “Gracias a Dios que existen pobres, delincuentes, prostitutas y drogadictos. Por que sino de que vivirían todos los educadores, asistentes sociales, enfermeros, psicólogos, policías, abogados, jueces, etc. que se utilizan para tratarlos”

El temor a la perdida de estabilidad, a poder hablar y levantar la cabeza sin que te oigan, ni vean como un provocador, sino más temprano, como un crítico en busca de la construcción pedagógica sociosanitaria en la problemática de las drogas, drogodependientes y su mercado. Por tanto, socio educativo para los distintos ámbitos relacionados o implicados.

La drogología, por tanto, la “Plataforma drogológica” dentro de una acción cívica, no se pregunta que puede hacer la sociedad civil por nosotros, mas pronto nos preguntamos qué podemos hacer nosotros, algunos activistas expertos y/o profesionales desde la disciplina que requiere el estudio del sujeto, las drogas y los contextos, para atender con conocimiento los contenidos que nos exige la drogología. Mejorando la profesionalidad en la demanda sociosanitaria y política.

El desarrollo de la drogología como ciencia será posterior a la construcción de la denominación drogológica como “Plataforma Drogológica”. Por la repercusión y evolución de las políticas en reducción de riesgos y daños, disponemos de una notable información. Los avances y cuestiones en reducción de daños, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Carta europea de salvaguarda de los derechos humanos “Carta de Derechos de las personas Usuarias de Drogas” “Los derechos de los pacientes” “Derechos de los consumidores” las propuestas para nuevas políticas de drogas, ciertas consideraciones en la aplicación de la ley sanitaria, la ley de protección de seguridad ciudadana, ley de dependencia, leyes de enjuiciamiento civil, la jurisprudencia del tribunal supremo, etc. y los “planes estratégicos que presentan los gobiernos” se nos presentan como indicadores de actuación. Son muchos indicadores y pocos ejecutores.

El lenguaje corriente es una parte del organismo humano y no menos complicada que él. Es humanamente imposible captar la lógica del lenguaje de modo inmediato. El lenguaje disfraza el pensamiento” Ludwig Wittgenstein (1889-1951)

Los neologismos drogología y drogológica son una estrategia técnica de comunicación necesaria para hacer entender la magnitud del fenómeno. Durante 30 años nuestros gobiernos y profesionales han ensayado muchos estilos de tratamientos diversos, pero algunos con resultados bien diferentes desde los primeros establecidos por los programas libres de drogas. La reducción de daños ha variado el paradigma de los tratamientos, visibilizando de esta forma unos condicionantes operativos dentro del tratamiento de las drogodependencias. Uno de los problemas principales que nos encontramos dentro de la variabilidad operativa desde distintos ámbitos asociativos, académicos, profesionales y políticos son los modos de paradigma moral que mantienen las personas de forma individual por encima de lo aprendido y establecido por la ciencia socio  político sanitaria.

Una lengua es una lógica. Se escribe bien, cuando se expresa una idea o una sensación con la palabra justa. Todo lo demás no es más que pompones y faralaes” Émile Zola (1840-1902) De el romano experimental. Los romanceros contemporáneos.

La drogología de la “Plataforma Drogológica” intenta un estilo de apertura dialogante, basado en la capacidad y habilidad que tenemos como ciudadanos, personas u hombres que quieren decir la verdad basándose en la fuerza científica de la verdad drogológica.

Verdades para imponer la ciencia drogológica por sus valores empíricos experimentados y comprobados a distintos niveles, no tan sólo, el sanitario refiriéndose al consumo de drogas y a los drogodependientes dentro de los diferentes tipos de problemática como prioriza y sugiere la OMS (organización Mundial de la Salud) “…que el objetivo más amplio en la prevención debería ser el de prevenir o reducir la incidencia y severidad de los problemas asociados a un uso no medico de las drogas y que posteriormente se englobaron en el concepto de reducción de daños. Este amplio objetivo es más importante que la prevención o la reducción del uso perseguido de estas mismas”, dentro de este amplio objetivo, se puede decir, que se encuentra inmersa la drogología como la ciencia drogológica. La mirada al pasado de forma retrospectiva (por el retrovisor) es necesaria, debemos ser capaces de captar a diversos activistas pensadores del pasado, presente y posible futuro, no podremos juntarlos a todos, puesto que a veces todos juntos quizás no podemos estar si la retrospectiva, unida a la perspectiva operativa y las miradas hacia un futuro mejor no son las mismas, esto no impide la diferencia de sociedades, políticas y ciencias con el paso del tiempo, con lo que si estos esfuerzos en planificar, organizar, dinamizar, consolidar esforzándonos en la transmisión y traslación de una ideología constructiva y creativa, sirven para alguien o para algo, es lo pretendido y buscado para avanzar dentro de un movimiento asociativos diverso y análogo, en búsqueda de objetivos comunes y singulares.

Recordando a Copérnico (Nicolás Koppernigk 1473-1543).  Matemático y astrónomo cuando declaró que, salvo ciertas rectificaciones, adoptaba el sistema heliocéntrico, conocido antiguamente por los filósofos griegos, según él cual, los planetas giraban alrededor del sol y la tierra tenía dos movimientos, uno de rotación y otro de traslación alrededor del sol. Al objeto de librarse de la violenta hostilidad de los que sostenían la inmovilidad de la tierra, tuvo que dedicar sus pensamientos y trabajos en un libro que se público justo antes de su muerte. Hasta lo trataron de estúpido.

Sistema de Copérnico. Astron. Sistema astronómico según el cual “todos los planetas, incluso la Tierra, giran alrededor del Sol, describiendo trayectorias circulares, cuyo centro ocupa el Sol”. Según Copérnico, “los planetas describen sus orbitas en el mismo sentido, pero estas no se hallan en un plano único, sino en distintos planos.

Basándonos en el sistema de Copérnico, por tanto, en las ciencias naturales y humanas del hombre, podemos entender las críticas que vayan dirigidas a la idea drogológica que queremos esculcar y concebir.

La cultura es actividad incesante del hombre, pero solo en algunos momentos y personas se puede transformar la cultura, realizando una finalidad ética, teórica y práctica, desarrollando y realizando un movimiento social y asociativo desde “Plataforma Drogológica” como una Plataforma federativa sólida y compacta desde el núcleo de la problemática socio sanitaria y asociativa, con la necesidad que emerge en busca de un horizonte socio sanitario cultural, dentro de la drogología. No es lo mismo una relatividad cultural que una cultura relativa.

No podemos pactar con la historia y seguir cometiendo los mismos errores desde los movimientos sociales y profesionales. Se han analizado cada uno de los problemas que nos acontecen definiendo los determinantes de uso y abuso en el consumo de drogas y sus posibles problemáticas en y desde distintos ámbitos sociales, sanitarios y jurídicos.

La situación de participación ciudadana y sociocomunitaria, la adherencia de las distintas asociaciones hacia la drogología, y manteniendo esa conexión histórica del movimiento, nos apoyaremos en la ciencia drogológica experimentada y razonada empíricamente por los numerosos indicadores que se han obtenido con todos estos años de estudio y análisis en las drogodependencias personales, comunitarias y estatales, de la misma forma en las nuevas drogas y las viejas, se han empezado  a estudiar ciertos contextos de espacio, ocio y fiesta. Creemos completamente vital para seguir mejorando estudiar y analizar contextos, a los que, no se les presta una gran atención en la supervisión, pues esta no existe.

Por nuestra condición y nuestra experiencia que la unimos a nuestra inteligencia, somos capaces de penetrar algunos contextos oscuros dentro de la reducción de daños sociosanitaria. Esto nos implica a crear una dimensión con una contextura estructural  comunitaria, para que nos ayuden en la recogida de datos y vivencias experimentadas que nos permitan presentar una teoría aproximada.

La negativa que podemos encontrar en aceptar la drogología es típica del sistema, sin entender que una ciencia drogológica ayudaría a mejorar y crear dicho sistema desde una perspectiva de pedagogía constructiva desde los oprimidos. Su valor consiste en los datos de los consumidores, usuarios, pacientes, los drogodependientes y/o ex-drogodependientes y ofreciendo y aceptando los principios de la humana inteligencia.

En caso de dificultarse el proyecto basado en un plan estratégico de mediación socio cultural y sanitario, establecido desde (ASUT) para la recreación de rehacer la “Plataforma Drogológica”, dándole un sentido al núcleo genético. Llegado el momento actual en que los mismos y otros similares, pueden cerrar de nuevo el círculo o el campo de actuación. Las metodologías sistemáticas, requieren de cierto raciocinio con valor y rigor permanente, facilitan la integración de diversas personas en contacto o relacionadas con nuestra realidad.

Esta posible visión desconocedora de posibles caminos a recorrer juntos no nos debe parecer desconcertante, aunque una primera aproximación global nos puede dar dicha impresión, podemos pensar, escribir y decir que: es pues, el desconocimiento popular y profesional dentro de la historia del movimiento asociativo y de la aplicación médico sanitaria en drogodependencias, que se ha ido contradiciendo a sí misma, por tanto, mejorando y superándose en los limites que nos son impuestos y hemos sido capaces de superar. Predominando la moral personal en la moral profesional y social, que han pretendido imponernos, basadas en el prohibicionismo y el castigo, o por un paternalismo fuerte el cual será explicado, mas adelante en otro capitulo o informe.

Con todo esto se quiere transmitir que las mismas personas conocedoras y experimentadas, implicadas y sensibilizadas. Los ciudadanos, profesionales y algunos planes estratégicos  de actuación presentados desde distintos gobiernos internacionales, nacionales, autonómicos, locales y civiles; seguirán intentando ofrecer salidas viables a las palabras drogología y drogológica como herramienta del habla para el saber lógico y razonado en temáticas de drogas, el saber drogológico de las drogas por y para drogodependientes y  dentro de los contextos dinámicos.

La “Plataforma Drogológica” esta siendo construida desde la total apertura a la verdad en un constante dialogo desde algunos expertos en drogodependencias, catedráticos, y estudiantes de diversas materias, son la causa del núcleo de estas letras y los pensamientos del escritor como coordinador e interventor concertante de la planificación estratégica mediática en nuevas metodologías, no tan solo, cualitativas o cuantitativas, sino también calificativas. Enfocando como objetivos y  perspectivas la ayuda, que esperamos, de los sensibilizados y/o relacionados con las drogas desde lo  personal, lo comunitario y político sociosanitario. Nuestra aportación singular  y fundamentada es la experimentación, unida a la inteligencia  y las conexiones que podamos establecer.

La Plataforma Drogológica parte de una planificación estratégica mediática de influencia en lo político socio comunitario y sanitario. En base a la estrategia mediática diseñada nos encontramos nosotros planteando, un nuevo itinerario para la caduca “Plataforma por las personas relacionadas con las drogas” y/o denominada en su agonía final “Plataforma por las personas afectadas por las políticas de drogas”, donde parece ser que los encargados de gestionar y dirigir, dicha plataforma en el pasado, está fue interrumpida por la contradicción y la confrontación hacia la demolición. La resurrección de esta nueva y distinta metodología de plataforma, desde visiones innovadoras y con perspectivas hacia un futuro mejor desde “Plataforma Drogológica”, como un posible movimiento asociativo y/o federativo, que en el pasado se acompaño a su extinción, dejándolo morir, desde hace tres años, la “Plataforma por las personas afectadas por las políticas de drogas”. Se olvidaron de la afectación generalizada y de los derechos, entre estos como un primer derecho el de participación de las personas relacionadas e interesadas, pasando a considerar estos derechos de forma unipersonal, como su única representación en una forma limitada de comunicación.  No parece adecuado, ni conveniente comenzar ya, en la génesis del renacimiento, por volver a empezar y dificultar en la actualidad con el principio de contradicción, que será relatado para no cometer repetidamente los mismos errores.

La “Plataforma Drogológica” plantea el cambio de lo que era en un pasado, el principio de contradicción, enfrentamiento y demolición de un movimiento social, por el principio de no-contradicción y no-confrontación procurando evitar una nueva demolición.

La planificación estratégica elaborada es decisiva para promover la drogología  y la creación de un Memorial por la prevención, reducción de riesgos y daños, desde una “Plataforma Drogológica”. Y como recordatorio de las personas fallecidas por enfermedades relacionadas a un mal uso o abuso de las drogas, junto a las defectuosas o malas  políticas.

Valga para la confrontación y la contradicción, según Aristóteles, “un pequeño error al comienzo se hace tanto más grande o grave cuanto mas se aleja de los principios”, principios establecidos como planificación estratégica e itinerario decisivo. Empezamos la metodología de plataforma en 1998 desde Barcelona, con un itinerante ascendente que no tardo en descender drásticamente entre los años 2002-2003, llegando a su fin aproximadamente hace ya tres años; actualmente se propone un itinerario diferenciante a lo realizado hasta el momento. Itinerario de la inteligencia hacia una etapa totalmente nueva y definitiva. Comprender la ciencia drogológica como una acción a desarrollar, buscando el centro y la parte más elevada de la inteligencia humana personal, comunitaria y social, desde el drogodependiente, consumidor, usuario o paciente hasta la ciudadanía y el sector político, profesional y sociosanitario.

Se pretende activar la inteligencia del conocer, saber y opinar, de los que asistan a las reuniones y superar la división artificial que se mantiene.

Satxa Rosselló Ribera (Educador Social y estudiante)                                                      Presidente de ASUT (Asociación Somos Útiles)                                                            Coordinador e interventor concertante.                                                                                Plataforma Drogológica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s